InicioTurismo en PoloniaGuía de Varsovia

Guía de Varsovia

Varsovia

Varsovia, capital de Polonia

Antes de nada, lo básico: Varsovia es la capital de Polonia.

  • Población : 1.700.000 habitantes (2.200.000 área metropolitana)
  • Superficie: 516 Km2.
  • Provincia (voivodato): Varsovia está en Mazovia .
  • Prefijo telefónico: +48 22
  • Dirección de la Oficina de turismo de Varsovia: Plac. Zamkowy, 1.
  • Dirección de la Estación de Tren Central: al. Jerozolimskie, 5.

Varsovia, la capital de Polonia a la que Segismundo III (Zygmund III) trasladase desde Cracovia la corte en 1596, es una de las ciudades más importantes de Europa Central, y junto con Cracovia, la más visitada de Polonia.

Es la ciudad más grande del país, con una población urbana de 1.676.000 hab. (en 2004); la población del área metropolitana asciende a 2.400.000 hab. Actualmente alberga las instituciones políticas nacionales del país, como

Está situada en la región de Mazovia, a la misma distancia de 350 km del mar Báltico, la misma que la separa de los Cárpatos, y a una altitud de 100 metros sobre el nivel del mar. El río Vístula (Wisla en polaco) cruza la ciudad desde el sureste hacia el noroeste.

El clima de la ciudad y la región es húmedo continental. La temperatura media interanual es de 8ºC. En enero la temperatura media es de -3ºC, y en Julio, 19ºC. La precipitación media anual es de 680 mm, siendo el mes más lluvioso julio.

Su nombre en polaco es Warszawa (Warsaw en inglés, Warschau en alemán, y Varsovia en español e italiano), y deriva de la forma posesiva del nombre Wars, Warszewa. Según la leyenda, el nombre deriva de un pescador y una sirena, llamados Wars y Sawa, respectivamente.

Los símbolos de la ciudad de Varsovia son una sirena con una espada y un escudo, y la bandera de dos franjas (ámbar ó gualda la parte superior, roja la inferior. Los lemas de la ciudad son Contemnit procellas (Desafía las tormentas) y Semper invicta (Nunca conquistada).

 

Varsovia - Plaza del Castillo Real

 Historia de Varsovia

El origen de Varsovia es incierto. Además de la leyenda del pescador Wars y la sirena Sawa, los primeros indicios de asentamiento eslavos en la zona se sitúan en la fortificación de Bródno (siglos IX y X), y Jazdów (siglos XII y XIII).

Las primera referencias a Varsovia como ciudad se remontan a mediados del siglo catorce, cuando se convirtió en un importante lugar para los duques de Mazovia. Así Janusz el Viejo instaló allí la capital del ducado de Mazovia en 1413. Tras la muerte del duque, en 1526, el ducado de Mazovia fue anexionado a la Corona de Polonia.

Tres años más tarde, en 1529, el parlamento polaco, Sejm, se reunió en Varsovia, siendo su sede permanente desde 1569, siguiendo el acta de la Unión de Lublin, por la cual se formaba la República de las Dos Naciones (Rzeczpospolita Obojga Narodów) entre la Corona de Polonia y el Gran Ducado de Lituania. Así, Segismundo III instaló en en Varsovia la corte en 1596; moviendo la capital de Cracovia a una posición más centrada geográficamente al nuevo estado.

La nueva situación de la ciudad le trajo mucha riqueza, pero también enemigos. En 1655 los suecos saqueron la ciudad (la invasión de Polonia conocida como Potop), y este solo fue el primero de numerosos ataques. Fueron los reyes sajones los que reconstruyeron la ciudad a finales del siglo XVII, y a ellos se debe, por ejemplo, lugares como los "Jardines de los Sajones" (Ogród Saski). Este fue el comienzo de una época de esplendor de la capital del reino, con influencias de toda la cultura de Europa, donde se relizaban numerosas actividades culturales y artísticas. Jan Sobieski, coronado en 1674, trajo de nuevo a Varsovia su esplendor.

Esta época de riqueza cultural en Polonia, y especialmente en Varsovia, conllevó la creación del Teatro Nacional y de varios períódicos. Es un hecho bastante desconocido en Europa que en Varsovia fue firmada el 3 de mayo de 1791 la primera constitución de todo el continente.

Sin embargo, en el último cuarto del siglo Polonia se resquebrajaba. Este proceso había comenzado en el primer reparto de Polonia, en 1772, debido a la debilidad del gobierno del último rey de Polonia, Estanislao Augusto Poniatowski. Los repartos de Polonia entre Prusia, Austro-Hungría y Rusia terminaron definitivamente con el estado polaco en 1795, siendo Varsovia anexionada a Prusia en el tercer reparto.

En 1806 Napoleón estableció en Varsovia la capital del Gran Ducado de Polonia. Esto parecía llevar ciertos aires de independencia a la nación polaco. Pero en 1815 se ratificó el reparto en el Congreso de Viena. Varsovia pasaba así al control directo de Rusia.

La insurrección fallida de 1830 fue el detonante para que Varsovia cayera al nivel de "ciudad provinciana", al tiempo que las instituciones de enseñanza polacas eran cerradas, y se intensificaba la rusificación.

Varsovia permanecería bajo control ruso hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial, cuando pasó a estar bajo control alemán; poco duró esta situación. Al finalizar la contienda, Polonia volvía a reunificarse como estado independiente. Su capital volvía a ser Varsovia.

En septiembre de 1939 Varsovia volvía a ser ocupada por una nación extranjera: las tropas alemanas tomaban el control de la ciudad hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Varsovia durante este tiempo fue la capital del Gobierno General, el estado creado bajo control total de Alemania (con administradores alemanes), que se establecía en la parte central-oriental de Polonia (el este pasaba directamente a control de la URSS, y el oeste, era anexionado por Alemania).

Es este el periodo más trágico de la ciudad, y el que posiblemente es el más conocido por la gente en general. Entre 700.000 y 850.000 varsovianos murieron durante la guerra. Además, como en otras varias ciudades polacas, en Varsovia se creó un gueto judío, donde se concentraba a los judíos de las poblaciones de los alrededores de la ciudad, además de los propios judíos varsovianos. En abril de 1943 los judíos se levantaron en la famosa Insurrección del Gueto de Varsovia, de la que se han escrito miles de libros. Fue esta la primera acción de rebelión frente al invasor alemán. Su consecuencia fue la virtual aniquilación del pueblo judío allí concentrado, de su cultura y de sus raíces. Pero al menos demostró al resto de los varsovianos que un levantamiento armado contra los alemanes era posible.

Así, el 1º de agosto de 1944 comenzaba el Levantamiento de Varsovia, en el que la población de la ciudad se rebelaba contra la ocupación alemana. Lo que algunos autores justamente califican como batalla, más que una mera rebelión (término que en la época ni siquiera se usaba por los contendientes), tuvo la trágica consecuencia de la total devastación de Varsovia. Hitler enardecido clamaba en el Reichstag que Varsovia ya solo era un nombre en el mapa. De hecho, incluso el General Eisenhower describía el panorama como lo más trágico que había conocido.

Destrucción de VarsoviaEn enero de 1945 la ciudad fue liberada e inmediatamente comenzó su variopinta reconstrucción, durante la cual se levantaban los viejos edificios de una manera cuasi idéntica a la tenida antaño, al mimo tiempo que la arquitectura realista-funcional soviética inundaba la ciudad. Solo el 15% de los edificios estaban en pie. Los distritos de Stare Miasto y Nowe Miasto (Ciudad Vieja y Ciudad Nueva) fueron reconstruidos con fidelidad a los originales, pero fuera de estos distritos monumentales los comunistas no tuvieron escrúpulos en derribar edificios que habían sobrevivido a los nazis, con tal de homogeneizar la construcción.

 

MarszałkowskaAsí fue construido el Distrito Residencial de Marszałkowska, o el barrio residencial de Mariensztat. Además, el Palacio de la Cultura y la Ciencia se construyó entre 1952 y 1955, diseñado por el arquitecto ruso Lev Rudniev. Este edificio, odiado o amado, era un regalo de la URSS a la ciudad de Varsovia. Fue en su época el segundo más alto de Europa.

 

En la actualidad Varsovia es una ciudad moderna, que no tiene nada que envidiar a otras muchas capitales europeas. Es una urbe ordenada, con un planificación ejemplar, con amplias avenidas, zonas verdes e incluso un parque nacional en sus afueras.

 

No hay duda de que Varsovia impresiona por unas u otras razones, y difícilmente se olvida el paso por ella.

 

Panorama de Varsovia